Más de 10 millones de niñas en riesgo de matrimonio infantil por COVID-19: Unicef

      Comentarios desactivados en Más de 10 millones de niñas en riesgo de matrimonio infantil por COVID-19: Unicef

Diez millones de niñas están en riesgo de ser obligadas al matrimonio infantil antes del final de la década, lo que amenaza años de progreso en la reducción de la práctica, según un nuevo análisis publicado hoy por Unicef.

COVID-19: Una amenaza para el progreso contra el matrimonio infantil, publicada el Día Internacional de la Mujer, advierte que el cierre de escuelas, el estrés económico, las interrupciones del servicio, el embarazo y la muerte de los padres debido a la pandemia están poniendo a las niñas más vulnerables en mayor riesgo de matrimonio infantil. .

Incluso antes del brote de COVID-19, 100 millones de niñas estaban en riesgo de matrimonio infantil en la próxima década, a pesar de las reducciones significativas en varios países en los últimos años. En los últimos diez años, la proporción de mujeres jóvenes en todo el mundo que se casaron cuando eran niñas había disminuido en un 15%, de casi 1 de cada 4 a 1 de cada 5, el equivalente a unos 25 millones de matrimonios evitados, una ganancia que ahora está amenazada.

“COVID-19 ha empeorado una situación que ya era difícil para millones de niñas. Las escuelas cerradas, el aislamiento de amigos y redes de apoyo, y el aumento de la pobreza han agregado más leña a un incendio que el mundo ya estaba luchando por apagar. Pero podemos y debemos extinguir el matrimonio infantil”, dijo la Directora Ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore. «El Día Internacional de la Mujer es un momento clave para recordarnos lo que estas niñas tienen que perder si no actuamos con urgencia: su educación, su salud y su futuro».

Las niñas que se casan en la infancia enfrentan consecuencias inmediatas y de por vida. Tienen más probabilidades de sufrir violencia doméstica y menos probabilidades de permanecer en la escuela. El matrimonio infantil aumenta el riesgo de embarazos precoces y no planificados, lo que a su vez aumenta el riesgo de complicaciones maternas y mortalidad. La práctica también puede aislar a las niñas de la familia y los amigos y excluirlas de participar en sus comunidades, lo que afecta gravemente su salud mental y su bienestar.