Reforma eléctrica afecta al peso, lidera pérdidas en Latinoamérica

      Comentarios desactivados en Reforma eléctrica afecta al peso, lidera pérdidas en Latinoamérica

El peso mexicano lideró las pérdidas en las monedas de Latinoamérica, cayendo 1.9% ya que el Senado mexicano también aprobó controvertida legislación que dará prioridad en el despacho de energía eléctrica a la compañía eléctrica estatal, lo que le da una ventaja sobre los actores privados, informó Reuters.

La legislación, junto con el presidente Andrés Manuel López Obrador dice que el país planea renegociar contratos de electricidad, presagiaba nuevas tensiones con los productores privados de energía.

Los analistas vieron la medida como un riesgo para la inversión privada en el sector energético del país.

Mientras tanto, la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) dijo el martes que había terminado un contrato con el crédito agencia calificadora Fitch, que rebajó la calificación de los bonos de Pemex a grado especulativo o ‘basura’.

Preocupaciones por la intromisión del gobierno en las principales economías de Latinoamérica, junto con la constante propagación del virus en la región, han perjudicado a los activos de riesgo de Latinoamérica este año, la mayoría de ellos rezagados de sus pares de mercados emergentes más amplios.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) también dijo que se necesita aumentar la velocidad de los planes de vacunación en Latinoamérica para frenar el aumento de variantes peligrosas, como la que se ve en Brasil.

Presidente mexicano planea renegociar contratos de industria eléctrica

Animado por una nueva ley, el presidente dijo el miércoles que renegociaría los contratos en el sector eléctrico, anunciando nuevas tensiones entre su gobierno y el sector privado, al que acusó de lucro excesivo.

López Obrador dijo que los contratos abarcan a la española Iberdrola y a otras 10 empresas de la industria energética de México, reglas que el Congreso acaba de votar para cambiar en virtud de la legislación que él ha defendido.

Argumentando que se había aprovechado de México como una «tierra de conquista», AMLO dijo que las empresas aún serían bienvenidas para invertir para obtener «ganancias razonables».