Cambio climático es la otra crisis planetaria que no esperará: Unicef

      Comentarios desactivados en Cambio climático es la otra crisis planetaria que no esperará: Unicef

COVID-19 nos ha enseñado que los problemas planetarios requieren soluciones planetarias. Nadie sufre más por el cambio climático que un niño. Los niños son vulnerables a los cambios en el aire que respiran, el agua que beben y los alimentos que comen. Sabemos que los niños son más vulnerables a la escasez de agua y alimentos que amenazan sus vidas y a las enfermedades transmitidas por el agua provocadas por el cambio climático. Y en la trayectoria actual, en solo 20 años, 1 de cada 4 niños en todo el mundo vivirá en áreas con recursos hídricos extremadamente limitados. Como adultos, somos responsables de la salud del planeta que dejaremos a nuestros hijos.

No abordar el cambio climático de frente solo exacerbará la desigualdad. Para 2050, se espera que el daño acumulado del cambio climático alcance los 8 billones de dólares, lo que empobrecerá al mundo en su conjunto en un 3% del PIB y a las regiones más pobres en más.

A menos que actuemos ahora, más de mil millones de personas se enfrentarán al desplazamiento en los próximos 30 años a medida que la crisis climática, los desastres naturales y los conflictos armados impulsen un aumento de la migración, con importantes impactos tanto en el mundo en desarrollo como en el desarrollado.

Lo que hay que hacer

Debemos vincular nuestra recuperación y respuesta al COVID-19 con acciones audaces y urgentes que aborden el cambio climático y protejan nuestro medio ambiente.

Necesitamos programas gubernamentales de estímulo que den prioridad a los enfoques de bajas emisiones de carbono y un enfoque global coordinado junto con la acción local. Ya conocemos soluciones

  • Hacer que los servicios de agua, saneamiento e higiene sean resilientes al clima y a los desastres.
  • Creando un aprendizaje resiliente a través de escuelas verdes y seguras.
  • Servicios de salud inteligentes para el clima y los desastres.
  • Reducir la contaminación del aire, el suelo y el agua.
  • Involucrar a los jóvenes como agentes de cambio y nuestros socios para el medio ambiente y el cambio climático.
  • Protección social sensible al clima para apoyar a los afectados por desastres relacionados con el clima.
  • Creación de dietas y sistemas alimentarios adaptados al clima y a los desastres.