Reforma eléctrica busca la expropiación indirecta de plantas privadas: CCE

      Comentarios desactivados en Reforma eléctrica busca la expropiación indirecta de plantas privadas: CCE

Con la iniciativa de reforma eléctrica (Ley de la Industria Eléctrica), el gobierno mexicano pretende realizar una expropiación indirecta que resultará en electricidad más cara, contaminante y más subsidios, dijo el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El Consejo Coordinador Empresarial advirtió que esta iniciativa de reforma eléctrica se traduciría en electricidad más cara y contaminante y más subsidios, además de una caída en la inversión.

Esto aumentará la caída de la inversión que ingresa al país, además de que la “iniciativa intenta prevenir arbitrariamente la competencia en el sector eléctrico nacional, violando los derechos básicos de libre competencia y seguridad jurídica”, coincidieron la CCE y la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Reforma eléctrica viola la Constitución

Por un lado, la CCE dijo que es “inexplicable” que no haya diálogo con los sectores que se verán afectados. Además de que los daños son enormes porque abre las puertas a una expropiación indirecta de plantas privadas al generar un monopolio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el despacho de energía eléctrica, violando así la Constitución.

“Va en contra de los compromisos adquiridos en tratados internacionales, tanto en acuerdos comerciales como en la protección de las inversiones y el medio ambiente”, lo que provocará la iniciación de paneles, arbitrajes internacionales y denuncias ante diversos tratados.

Por otro lado, “viola la irretroactividad de la ley” porque ninguna norma puede ejecutarse retroactivamente en detrimento de las personas, lo que ahuyentará las inversiones.

Asimismo, atenta contra las garantías de seguridad jurídica del debido proceso y la contratación pública e incluso va en contra de las sentencias del Poder Judicial federal.

“La CCE y los organismos que la integran instan al Poder Legislativo a una profunda reflexión y a rechazar esta iniciativa, que afectaría gravemente a México, incrementando los precios de productos y servicios, y provocando una nueva caída de la inversión nacional y extranjera justo en el tiempo que necesitamos para mantener y generar empleos para la recuperación económica”.