Recortes del PEF a educación, salud y programas sociales

El PEF 2021 contempla un gasto neto total de 6.3 billones 295 mil 736.2 mdp, equivalentes al 25 por ciento del PIB, y una reducción de 0.3 por ciento respecto al aprobado en 2020. Prevé también un déficit presupuestario de 718 mil mdp.

Los pocos programas que dispondrán de más recursos del PEF serán los asistencialistas y los relacionados con el medio ambiente, los recursos naturales. Éstos tendrán 400 mdp adicionales; la Secretaría del Bienestar recibirá mil 754 mdp más, de los cuales 596 mdp corresponden a Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores y mil 158 mdp a Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente.

En el sector salud se eliminaron importantes programas y otros vieron reducidos sus recursos. Desaparecieron el Seguro Popular, Seguro Médico Siglo XXI y los Proyectos de Infraestructura Social de Salud.

El Programa de Salud Materna, Sexual y Reproductiva tendrá un presupuesto menor en el 19.5 por ciento en el PEF; el de Atención de VIH/SIDA sufrió un recorte del 0.3 por ciento; el de Prevención y Atención contra las Adicciones perdió 1.4 por ciento; el programa de vacunación disminuyó 0.3 por ciento y los recursos destinados a la Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social Laboral decreció el 0.3 por ciento. No hay recursos para la vacuna contra el Covid-19.

El presupuesto de la Secretaría de Agricultura apenas crecerá el 0.2 por ciento, después de la caída de 50 por ciento que arrastra de 2018 a la fecha. Desaparecerán 17 programas de apoyo al campo y a los productores. Educación Pública apenas observa un incremento real del 0.1 por ciento.

Se canceló el programa Escuelas de Tiempo Completo y más de un millón y medio de niñas, niños y adolescentes dejarán de recibir alimentación en sus centros educativos. El programa Desarrollo Profesional Docente sufrió un recorte del 49 por ciento, con lo que se evidencia que los morenistas no quieren que los maestros se capaciten.

El presupuesto destinado a la construcción y el mantenimiento de las carreteras se redujo en 80 por ciento y, en 2021, solo quedarán ocho de los 113 proyectos que hubo en 2018. Las 32 entidades federativas y los municipios del país verán mermadas sus asignaciones presupuestales en 55 mil mdp, cifra menor en seis por ciento a la que tuvieron este año, con lo que no tendrán dinero suficiente para pagar sus servicios de seguridad pública, ni mucho menos podrán financiar obras públicas básicas.

Los morenistas quitarán dos mil 184 mdp al Instituto Nacional Electoral (INE) y al Poder Judicial de la Federación (PJF). En contraste, con los castigos presupuestales arriba enumerados, el Tren Maya tendrá un incremento del mil 302 por ciento y el Aeropuerto de Santa Lucía del 283 por ciento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *